2/12/09

(a A.M)

El rumor de esta ciudad
los tejados
los árboles
los cafés
los viandantes
los quioscos
la prensa
la biblioteca.

La letanía de este otoño perezoso,
las cosas más banales
me devuelven cada día
la ausencia de tu cuerpo.

Ese hilo de voz entrecortado,
ese dejarse arrastrar por el sueño.

Y cuando camino por las aceras
el único consuelo que me queda
es el saber que te fuiste
queriendo irte, queriendo no existir ya.



Victoria Mera.

No hay comentarios: