2/12/09

Al alba.

La noche teje inútiles telarañas
para sostener nuestros deseos.

Al alba, cuando ya no te busque,
vendrán los cantos de mirlos peregrinos
a posarse en mi ventana.

Qué absurda imposición la de relegar,
de astro en astro,
tu carencia.

En la luz más oscura, soledad,
volveremos a vernos las caras.




Victoria Mera.

No hay comentarios: