2/12/09

Primer mandamiento: de lágrimas.

“Queda prohibido llorar sin aprender.”
Pablo Neruda.



No llorarás en vano, mujer.

Que cada lágrima que brote de ti
se convierta en manantial de satisfacciones.

Que rieguen las tierras yermas
para que nazcan nuevos sueños
y las pesadillas queden,
por siempre,
bajo tierra.

Que cada gota ahogue tus temores
y no existan salvavidas
a los que aferrarse en un intento
de tener algo entre manos,
aunque sea miedo.

No llores en vano, mujer.
Nada merece la pena,
sólo el llanto encontrado.



Victoria Mera.

1 comentario:

Marjorie dijo...

¡GRACIAS! Por escribir este y muchos otros poemas tan increiblemente bellos. Te sigo en Tumblr desde hace un buen rato ya. Eres muy talentosa.

Escribes tan bien. En cada palabra siento lo que dices, siento el dolor, la desesperacion, la locura, el fuego.

Me encanta leerte. ¡Exitos!