2/12/09

Servicio de habitaciones.


Después de esta lluvia inesperada, mi amor,
nos esconderemos en la furia de lo inevitable.

Arrastraremos, cansados, nuestros pesados cuerpos
hacia el vacío de cualquier habitación de hotel.

Adornaremos las paredes
en esta necesidad fugaz de hacer nuestro lo ajeno.

Confundiremos nuestras torpes manos con las sábanas.
Mi cuerpo, en tus ojos.
Mis ojos, empapados.

- ¿Servicio de habitaciones?

- Sí.
- Súbanos un paraguas.
Aún llueve aquí dentro.





Victoria Mera.

(Poema publicado en Trece, rumorvisual, 2010).

No hay comentarios: