7/12/09

Relevo.

Hoy tiño mis pupilas de un gris
que se asemeja al de aquella nube impertinente.
El invierno ha tomado el relevo
y se acomoda en los tejados.
Después vendrá la nada,
con su hipócrita costumbre de permanecer
sin existir,
de existir permaneciendo en mí.

Llueve en esta ciudad de desencantos.
Llueve sin ti, mon enfant.
Ojalá sepamos distinguir hoy que
sólo quien busca más allá de la lluvia
que golpea los cristales
obtiene su recompensa.




Victoria Mera.

1 comentario:

Eterna dijo...

La carrera de las estaciones en su circularidad.