6/2/10

Juego imposible.

- Veo, veo.
- ¿Qué ves? - Pregunté entusiasmada.
- Una puerta.


Y sin más explicaciones te largaste por ella.

Podría haber sido así.
Salvo que esto no es un juego
y que tu portazo aún retumba en mis latidos.




Victoria Mera.

No hay comentarios: