14/4/11

Aquí tampoco habrá un The End.

No saben de dónde soy
porque mis versos
no tienen residencia fija.

Rebeldes versos libres,
que vuelan, como los pájaros de Hitchcock,
emigrando temerosos a otros hemisferios.

Quién sabe qué andan buscando
y dónde duermen
cuando ya no anidan en mi pelo.

Quién sabe si escriben finales
para otras películas
que yo ni siquiera veo.

Tampoco yo sé de dónde vengo
porque mis versos, rebeldes versos,
han aprendido a no tener miedo.




Victoria Mera.

No hay comentarios: