3/11/11

Dos de noviembre: día de las revoluciones pacíficas.

A A.M.F




La primera vez que Julio César me habló
me sentí tentada al exilio entre paredes blancas.

Ahora estoy más acostumbrada
a que la historia pregunté por ti
y escriba sus pasos sin tu presencia.

La bella Nefertiti viste de luto
desde que no habitas esta casa.

Se libran cruzadas en tu nombre
y tu sillón ha sido declarado
santo lugar de peregrinaje.

Napoleón, exhausto, retira sus tropas
por faltas de algún indicio
que confirme tu regreso.

Mientras tanto, el habitante número siete mil millones
nace en este planeta tierra
y yo no puedo sentirme más despoblada.

Se han quedado huérfanos todos tus libros
se ha quedado muda la historia
me he quedado desierta yo.

Ni siquiera Gandhi puede evitar
que te eche tanto de menos
en esta revolución pacífica
de ordenar tus recuerdos en estantes.


Victoria Mera.

1 comentario:

Anónimo dijo...

me siento exactamente asi ante la ruptura que estoy viviendo. Gracias por este poema!